Todos flotan

 

El día de ayer, tuve la oportunidad de leer una obra literaria, enmarcada en el género de microcuento, que despertó en mí sentimientos y pensamientos muy profundos. Razón por la cual, he decidido distraerme de mi clase de física estadística, para poder hablar de ella.

La transcribo aquí, para analizarla, punto a punto.

 Había una vez: un globo, rojo como la sangre, que se reventó… Fin.

 Sin más presentación, comencemos:

 [Sin título]

Lo primero que llama la atención, es la ausencia de título, como si esa carencia de identidad fuera trascendental en el contenido de la historia. De hecho, hace pensar en una búsqueda interior, más allá de lo que pueda verse en la superficie. Para qué necesita un nombre, si ya es.

[Había una vez]

Un inicio inocente, infantil. Que evoca, precisamente, a la niñez, lo que hace que el público adulto suelte una cuerda y se deje caer, a través de sus recuerdos.

[un globo]

Claramente influenciado por Stephen King y su obra “It”, el usar un globo como protagonista de la historia es crucial. La referencia intrínseca a que “Todos flotan”, implica que la historia está desafíando a las leyes físicas del mundo terrenal y nos lleva a explorar dimensiones desconocidas.

[rojo como la sangre]

Sin duda, el hecho de remarcar que el globo no es de un rojo cualquiera. Lleva a evocar la adolescencia del autor, que tuvo una influencia nazi (o nazista, como él decidió bautizarla). El rojo, que en la svástica representa grandeza, al final, llevó a la Alemania de Hitler, a pagar con sangre, su apogeo.

[se reventó]

Esta frase es, en particular, muy interesante, debido a que el globo “se reventó”, no “lo reventaron”. Como si, desde el principio, su estado latente de fragilidad, lo hubiera llevado a la autodestrucción, por su naturaleza plástica.

[…]

Esta pausa dramática nos da esperanza, pero a su vez, nos asusta, porque no sabemos lo que pasará después.

[Fin]

Nada… es lo que nos dice el autor: Después de la vida del globo, no hay nada.

Para terminar, prevengo al lector, pues también cabe la posibilidad de que el autor estuviera aburrido y, en realidad, no quería decir nada.

Dedicado a mi novio, a quien tenía ganas de hacer reír-

red-baloon-helium-party-clip-art_f

Anuncios